Amstel presenta el Movimiento Espolín:
un homenaje a la tradición sedera

Arranca el MOVIMIENTO ESPOLÍN una serie de iniciativas para poner en valor la cultura sedera que van a tener sus máximos exponentes en la AMSTEL ESPOLÍN COLLECTION así como en el programa de estudios y las BECAS AMSTEL ESPOLÍN.

El espolín es una laboriosa técnica para componer estampados florales únicos en seda. Una tela artesanal muy cotizada, que puede alcanzar los 1.500 euros el metro y cuyo uso es ya una tendencia al alza en el mundo de la moda. Exquisita y delicada, diversas colecciones inspiradas en este material recorren las pasarelas de medio mundo.

Además, este movimiento firmado por la agencia Publips-Serviceplan, incluye otras acciones como los AMSTEL ESPOLÍN DAYS: talleres interdisciplinares alrededor de este tejido artesanal valenciano. Es la nueva propuesta de Amstel para estas Fallas, que se ha presentado en un evento, celebrado en los talleres artísticos Sporting Club Russafa de Valencia, que ha contado hasta con una pequeña exposición y desfile.

Del 16 al 19 de marzo, el espacio Amstel Art (situado en el Veles e Vents de Valencia) acogerá los AMSTEL ESPOLÍN DAYS, jornadas para la difusión de la tradición sedera mediante sorprendentes encuentros con otras disciplinas como la botánica, el graffiti o el origami.

Además, Amstel ha creado el primer programa de estudios específicos y las becas Amstel Espolín para fomentar el relevo generacional entre los artesanos de la sedería.

AMSTEL ESPOLÍN COLLECTION, EL ENCUENTRO ENTRE JÓVENES
CREADORES Y LA ARTESANÍA SEDERA

Bajo el espíritu de la interdisciplinariedad ha emergido la AMSTEL ESPOLÍN COLLECTION, una iniciativa en la que la cervecera ha invitado a colaborar a talentos de distintas áreas de la creatividad valenciana para dar nuevos usos a la sedería valenciana.

Entre ellos, destaca Héctor Serrano, con proyectos para MUJI o La Casa Encendida, Premio al Diseñador del Año en 2009 por la prestigiosa revista AD y cuyas creaciones se exhiben en museos de Londres, Nueva York y Ámsterdam. Su propuesta ha sido el encuentro del espolín con la tecnología a través de la adaptación de un altavoz portátil, que puede usarse con el móvil o Tablet, y de la creación de una lámpara cuya especial tonalidad de luz parece dar vida al estampado floral de esta tela.

Otro punto de vista ha sido el de la firma valenciana de calzado Lola Cruz, Premio a la Mujer Empresaria de la Comunidad Valenciana en 2009 y presente en 20 países mundiales, que ha apostado por el salto del espolín desde la indumentaria tradicional a la calle en unas deportivas unisex ideadas para las largas jornadas falleras.

Ana Illueca, ha dado una lectura sensible a esta tradición sedera, desde el minimalismo y poniendo el foco en sus detalles. Una de sus piezas transforma en vasija el carrete sobre el que se trabaja el hilo de seda. En unos platos reproduce los cuidados estampados del espolín y en unos recipientes, joyero y saco, combina la seda, cerámica y rafia.

Una de las jóvenes promesas del diseño de complementos valenciano, Ribags, ha creado una moderna mochila manufacturada, en la que el cuero convive con el tejido artesanal. Un símbolo de la fortaleza de esta tradición y de su capacidad para acompañarnos en cualquier viaje.

La startup Closca ha adaptado su casco ciclista Closca Fuga, ganador del Eurobike Price y presente en Design Store del Moma neoyorkino, en una demostración de la viabilidad de la harmonía entre la vida cosmopolita y la tradición fallera.

Completa la colección la firma Siemprevivas. Con el diseñador de moda Adrián Salvador en el área creativa – partícipe de diseños para Michelle Obama o la firma Roberto Verino e impulsor de la firma de bolsos de lujo Onesixone que triunfa en EEUU – , le han dado literalmente la vuelta al espolín para mostrar en el trabajo artesano que esconde en un cruce con el Street Style que se materializa en una gorra y una chaqueta bomber.